, ,

APPLE WATCH SERIE 6

En términos de mejora de rendimiento, el nuevo corazón de este Series 6 es el nuevo “sistema en chip” S6, aproximadamente un 20% más rápido que el Series 5. Sin embargo, hay que destacar muchas más cosas de este nuevo procesador: para empezar, está basado en el chip A13 Bionic del iPhone 11 cuyo foco de acción es la mejora de rendimiento y la contención de energía. Para el primer punto, las aplicaciones son prácticamente instantáneas en su apertura, con lo que notaremos el cambio desde el primer uso.

Compartir

FacebookEmail
Availability:

Disponible para reserva

El Apple Watch Series 6 suma la experiencia de años anteriores para llegar a una generación más madura que nunca

 

Si hay una definición acertada de lo que define a un producto de Apple, es sin duda el Apple Watch. Un producto cuya tecnología llegó cuando toda la competencia tenía sus propias propuestas en el mercado, lanzado un año después de que el resto de marcas inundara escaparates con sus modelos – no hay más que recordar lo que fue el Mobile World Congress en 2015. En los sucesivos años aquella oleada de “innovaciones” ha ido extinguiéndose paulatinamente.

 

Todo lo contrario que el reloj de Apple, cuyos objetivos han ido madurando generación tras generación: la compañía ha sabido ajustar ese delicado equilibrio que una marca que sólo presta atención a la tecnología no consigue alcanzar, la estética y el diseño como producto vestible y su utilidad como dispositivo. En las últimas versiones, Apple nos construye la idea de un producto orientado desde la estética hacia el deporte y la salud.

 

Acertadamente, en la keynote Tim Cook nos enseñó casos de éxito en los que el reloj ha mejorado o incluso salvado la vida de varias personas previniéndoles de problemas de salud antes de que ellos mismos los supieran o ayudando a contactar con su médico o con emergencias en casos de peligro. Aunque la mayoría de nosotros no buscamos en él un dispositivo que nos salve la vida – ojalá nunca sea necesario – nunca está de más recordar que lo que ahora llevamos en la muñeca algún día podría hacerlo. Sin contar este extremo, veamos por qué al menos el Apple Watch sí mejora nuestro día a día, potenciada por esta versión Series 6.

 

COLORES

Plata, dorado, gris espacial, algún modelo de cerámica blanca hoy en día descatalogado, pero nada rompedor fuera de lo tradicional. El Series 6 cambia ese rumbo y nos presenta dos nuevos colores de cajas: una en color rojo – que sigue apoyando a la campaña (PRODUCT)RED contra el SIDA – y otro modelo en aluminio azul. El primero es el más llamativo sin ninguna duda y completamente diferencial en aspecto, queriendo llamar la atención, obviamente.

 

MATERIALES

El aluminio azul es sobrio pero con ese toque elegante que aporta un color medianoche y que por supuesto es mucho más fácilmente combinable – combinable bien, se entiende – que el rojo. El modelo cedido para análisis es este último y en persona es sobrio y discreto, en ocasiones y con poca luz quizás incluso un poco oscuro de más que nos hará pensar que estamos ante un gris espacial. En el día a día, se percibe el cambio de color visiblemente y se integra perfectamente con la pantalla y los sensores del reloj que estamos acostumbrados. Personalmente, este azul es mi color favorito de esta generación.

 

DISEÑO

La caja es prácticamente la misma – por fuera – a la que teníamos en el Series 5. Mismas dimensiones y peso, ligereza absoluta en la muñeca y cierta comodidad para por ejemplo llevar el reloj en casa o durmiendo como medidor de sueño – algo que personalmente siempre me había resultado incómodo en otros relojes “tradicionales”. Los nuevos materiales al tacto son idénticos a los que ya conocemos de otros años y que ciertamente siguen el mismo alto nivel de calidad en fabricación.

 

Chip S6, llega la IA a nuestra muñeca

En términos de mejora de rendimiento, el nuevo corazón de este Series 6 es el nuevo “sistema en chip” S6, aproximadamente un 20% más rápido que el Series 5. Sin embargo, hay que destacar muchas más cosas de este nuevo procesador: para empezar, está basado en el chip A13 Bionic del iPhone 11 cuyo foco de acción es la mejora de rendimiento y la contención de energía. Para el primer punto, las aplicaciones son prácticamente instantáneas en su apertura, con lo que notaremos el cambio desde el primer uso.

 

El nuevo chip S6 está basado en el A13 Bionic de los iPhone 11: la tecnología Apple Silicon también mejora en nuestra muñeca

REDES

habituales redes inalámbricas de 5Ghz para evitar las muy congestionadas y tradicionales Wi-Fi de 2.4Ghz que también usan muchos dispositivos Bluetooth. También tenemos algo de lo que hablaremos mucho en el futuro de Apple: el chip U1, que utiliza conectividad de banda ultra ancha con protocolo similar al NFC pero mucho más preciso para localización espacial sobre todo en interiores. Este protocolo se usa en los últimos modelos de coches para activar las llaves electrónicas, por su seguridad y practicidad. Es decir, si tenemos un coche compatible (los últimos BMW Serie 5 lo son), simplemente llevando el reloj desbloqueado en nuestra muñeca y abriendo con nuestra mano la puerta, el coche se activará.

 

El U1 permite la localización direccional del producto que lo incluye. Esto lo hemos visto en los iPhone 11 que permiten descubrir vía AirDrop otros iPhone 11 con el mismo chip “apuntándolos” contra ellos (y va marcándonos justo los que tenemos enfrente). En el Watch, Apple aún no ha explotado esta posibilidad por ejemplo para localizar un Series 6 perdido desde un iPhone con la aplicación de Buscar y encontrarlo con esta precisión incluso dentro de habitaciones, pero es muy posible que a medida que el chip U1 se integre con más dispositivos llegue algo así en los nuevos sistemas operativos.

 

Una batería más cómoda

Al mayor tamaño de la batería se le une la mejora de eficiencia energética que Apple nos trae con el chip S6. Básicamente el sistema aprende de nuestros hábitos de uso para saber cuándo activar o desactivar un sensor o poner determinadas características en pausa. La mejor forma de probarlo utilizando el reloj durante 24 horas seguidas, sin desactivar ninguna notificación o característica (lavado de manos, etc…) ni hacer uso de ningún modo de ahorro de energía.

  • A las 8:00 inicio la jornada con el reloj con la batería cargada al 100%.
  • Entrenamientos: running en exteriores con el GPS activado (en modo independiente, sin llevar iPhone) y 15 minutos de máquina elíptica, ambos gestionados por la app Entrenamiento.
  • Muestreo de oxígeno en sangre activado en segundo plano. Tres pruebas con la app durante el día tomadas de forma manual.
  • Llamadas, notificaciones, uso de diversas apps durante el día como Apple Maps, Apple Music, Atajos, Siri…
  • A las 22:17 (14 horas desde la última carga), la batería llega al 50%. Sigo trabajando sentado con el ordenador hasta las 00:00 con el reloj puesto.
  • A las 00:00, la batería llega al 45%. Activo el modo sueño y me lo dejo durante toda la noche para que monitorice el nivel de descanso (el modo sueño sólo puede activarse cuando el reloj tiene más del 30% de batería. Si no es así, nos pedirá que lo carguemos hasta que lleguemos mínimo a ese valor para llevarlo puesto por la noche y evitar que se desconecte).
  • El reloj me despierta a las 8:00, el modo sueño se apaga. La batería del reloj está ahora al 33%, después de haberlo llevado puesto 24 horas ininterrumpidamente, haciendo deporte con él, usando apps y sin ninguna limitación en notificaciones o ahorro de energía.
  • Como veis, el reloj se ha descargado la mitad hasta lo que podríamos considerar una “jornada” diaria de 14 horas, de 8:00 de la mañana hasta las 22:00 de la noche cuando ya estamos en casa y podemos quitárnoslo. Con esta medición, perfectamente podríamos utilizarlo durante dos días seguidos con jornadas de 14 horas, sin cargar – aunque en mi opinión lo importante que podemos alargar esta jornada, continuar llevando el reloj durante toda la noche utilizando la monitorización del sueño y 24h después seguimos teniendo más del 30% de batería y cargarlo antes de salir de casa en una hora(mientras nos duchamos, nos vestimos o desayunamos).

 

La carga rápida permite llevar el reloj todo el día y toda la noche y cargarlo casi completamente en 60 minutos

 

El sensor de oxígeno funciona de forma increíble simplemente llevando el reloj y reposando el brazo: en 15 segundos tendremos el valor de oxígeno en sangre de forma cómoda, que también funciona en segundo plano tomando muestras de forma aleatoria. Si el reloj detecta alguna variación importante, nos alertará de un posible problema (es uno de los síntomas que se encuentran en pacientes de COVID-19, aunque la compañía no lo mencione explícitamente).

 

La combinación de todo lo que ofrece, junto con las nuevas correas Solo Loop que refrescan la personalización de los modelos que podemos escoger, consiguen no sólo que sea el mejor reloj inteligente que podemos comprar ahora mismo – también un monitor de salud importante en un momento en que estos datos son más importantes que nunca.

 

Dispositivos como los AirPods Pro o el Apple Watch no son sólo una conexión diferente a nuestro mundo digital – estos dispositivos vestibles también nos ofrecen la información más cercana que necesitamos: nuestros entrenamientos, nuestra salud y consejos para aprovechar todos esos datos – contando siempre con la máxima privacidad que la compañía pone patente. Consultarlos, cuidarnos y aprovechar esta información para mejorar nuestro día a día es sin duda el objetivo de este Series 6, con el que Apple pone de manifiesto las mejoras que es capaz de conseguir utilizando la experiencia de los últimos cinco años.

Basado en 0 opiniones

0.0 en general
0
0
0
0
0

Sé el primero en comentar “APPLE WATCH SERIE 6”

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Todavía no hay comentarios.

También te recomendamos…